El agua del grifo – es realmente limpia?

Decimos sí, es decir, si los planificadores, arquitectos, instaladores y distribuidores hacen de la higiene del agua potable "su negocio".

El agua potable limpia es uno de los productos más preciosos e importantes que hay. Lo usamos todos los días: cuando consumimos bebidas, preparamos alimentos, cuidamos a los bebés o atendemos a nuestra higiene personal. Hacemos todo esto sin pensar realmente en ello y con fe en la calidad de nuestra agua potable. Después de todo, se supone que el agua es la más estrictamente controlada de todos los productos alimenticios. Sin embargo, el agua es a menudo contaminada, y es una fuente conocida de enfermedades graves. Según un informe del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), en 2012 sólo un total de 5.852 personas sufrieron una enfermedad (como la enfermedad de los legionarios, legionelosisi, por ejemplo) como consecuencia del agua contaminada. El número de casos no revelados es presumiblemente considerablemente mayor, ya que la bacteria Legionella a menudo permanece sin ser detectada como causa de neumonía.

 

Norma a seguir: la norma DIN EN 806 de la UE

En Alemania, la limpieza del agua potable está regulada de acuerdo con el Reglamento sobre el agua potable (Trinkwasserverordnung) que entró en vigor en 2001. Este reglamento estipula que cualquier agua que se use no debe causar ningún daño a la salud humana. La UE también ofrece directrices claras a este respecto. Los "Códigos de prácticas para instalaciones de agua potable" formulados en la norma DIN EN 803 tienen por objeto garantizar que el agua potable sea siempre saludable para beber.

La experiencia práctica ha demostrado que los errores cometidos durante el proceso de planificación o construcción, o más tarde durante los procedimientos de operación o mantenimiento, pueden tener un efecto seriamente adverso en la calidad del agua potable. La consecuencia: los requisitos impuestos para el agua potable ya no se cumplen, y los efectos nocivos sobre la salud pueden aparecer. La UE establece en su directiva normas operativas, estructurales y de procedimiento que, combinadas óptimamente entre sí, tienen por objeto impedir la formación de gérmenes peligrosos en el agua potable.

Por esta razón, uno debe asegurarse incluso antes de que un proyecto comience a ejecutarse correctamente. Dado que las tuberías se instalan generalmente donde es difícil acceder - en cruces de instalación, instalaciones pre-pared o bajo yeso - rectificar la falta de aislamiento adecuado suele ser muy laborioso y costoso.

 

La solución radica en los detalles

Los factores que a menudo ponen en riesgo la calidad del agua potable incluyen, por igual a la instalación incorrecta de tuberías de agua fría y caliente, aislamiento inadecuado o ausente. Esto también es válido para los accesorios de tubería, accesorios de ramal y soportes de tubería donde hay una rotura en el aislamiento. Como regla general, la temperatura no debe superar los 25 ° C en tuberías de agua fría o ser inferior a 60 ° C en tuberías de agua caliente. Para garantizar que se cumplen estos límites, la norma DIN EN 806-2 establece que las tuberías de agua potable fría no pueden funcionar junto a fuentes de agua caliente, como conductos de calefacción, o a través de áreas calentadas sin el aislamiento apropiado. Se requiere un aislamiento adecuado, especialmente cuando, por razones estructurales, las tuberías de agua fría y caliente atraviesan un conducto de suministro compartido. Por el contrario, las tuberías de agua caliente deben protegerse de los efectos del frío. El aislamiento debe ser tan grueso como el diámetro exterior del tubo. Su grosor mínimo, sin embargo, está sujeto a requisitos específicos de cada país.

 

Materiales probados para la seguridad a lo largo de la línea

Naturalmente, la selección correcta del material aislante también juega un papel crucial. Los aislantes de caucho fabricados por Kaimann son la elección ideal para el aislamiento. Gracias a su estructura de celdas cerradas, estos materiales aislantes elastoméricos ofrecen una alta resistencia a la difusión con valores μ de hasta 10.000 y por lo tanto son resistentes a la humedad y previenen la condensación y la corrosión del agua con el aislamiento total y final del tubo de agua potable . La espuma de células abiertas y las estructuras fibrosas absorben el agua como una esponja, comprometiendo así las propiedades aislantes del aislamiento. Incluso cuando se instalan manualmente con el mayor cuidado, las fugas en la barrera externa del vapor de agua y la penetración del agua en el aislamiento son a menudo inevitables.

Sick Building Syndrome 

Los materiales aislantes Kaiflex tienen una ventaja aún mayor sobre los materiales de celdas abiertas. Debido a la estructura extremadamente fina de las células cerradas individuales, ni siquiera rasguños en la superficie del material aislante pueden dañar las unidades adyacentes y la resistencia a la humedad del material se preserva a pesar del daño.

Pero los productos Kaiflex sobresalen no sólo por su resistencia a la humedad, sino también por su baja conductividad térmica. Con un valor lambda de hasta 0,031 W / (m · K), las temperaturas especificadas anteriormente para el agua caliente y fría se mantienen de manera fiable, evitando así la formación de legionella. Para nuestros materiales de aislamiento de caucho ofrecemos soluciones de sistemas prácticamente integrados: materiales aislantes junto con soportes de tubería y los adhesivos apropiados para un aislamiento continuo garantizado de extremo a extremo.

 

 

 

 

Últimas noticias de Kaimann